CaMbAdOs: piedras y vinos...






Este verano nos escapamos un par de dias por las Rias Baixas. A pesar de lo turístico que es, encontramos rinconcitos con mucho encanto, entre ellos Cambados.


Dejamos el coche al final del puerto, en un parque con la suerte de tener la oficina de turismo a un paso y empezamos a caminar. Deshicimos el camino por el paseo marítimo hacia San Tomé, uno de los barrios con más encanto de Cambados que conserva viejas y rehabilitadas casas de pescadores.


                                   
Unido a este barrio por un estrecho puente, está la isla A Figueira con restos de una fortaleza medieval, una torre llamada San Sadurniño.

A partir de aquí todo fue callejear hasta llegar a la plaza del concello y descubrir detalles...

                       

Enlazamos con la calle Real, la típica calle de paseo llena de bares, cafés, comercios y tiendas de recuerdos. En una de ellas paramos a comprar uno de los vinos ganadores de la fiesta del albariño de este año: LAGAR DE COSTA





Al final de esta calle está la plaza de Fefiñans que alberga el pazo con el mismo nombre con una bodega que se se puede visitar donde catar sus vinos y la iglesia de San Benito.













Con tanto paseo merecíamos una parada. En un lateral de la plaza hay unas terracitas bajo unos árboles donde se está de lujo, elegimos el bar la Arroba. 


Por las calles cercanas hay un montón de terrazas que ofrecen menús, pero estaban abarrotadas de gente y nos apetecía un sitio mas tranquilo. Caminando un poco más encontramos A TABERNA DO TRASNO.


Un local moderno con dos espacios bien diferenciados,la terraza para tomar un vino/cañas y tapas, y el restaurante. Ofrecen una carta con platos y tapas con productos de la zona y de temporada muy bien preparado y con una presencia espectacular.¿Nuestra elección? Ensalada con frutos rojos y un revuelto de escándalo. 


Ya veis, un trocito de las Rias Baixas que merece la pena conocer.

Comentarios