CoCinA de MaRRuEcOs, me encantaaaaaaaaaaaaaaa!!!

Estas semana estamos tod@s de aquí para allá de reunión en reunión y comilonas varias. En mi casa hay variedad, tengo una madre que cocina como nadie y este año los postres navideños: almendrados, turrón y roscos de vinos los hicimos nosotras.

Pero lo que no logro es que en casa se apasionen por una comida que a mí me encanta: la comida árabe.


Desde siempre me han gustado las especias y el cuscús, y disfruté mucho de esta gastronomia en nuestro superviaje por Marruecos

Nuestros primeros días en Marruecos arrancaron en Marrakech y las mañanas empezaron con zumo de naranjas recién exprimidas en los puestos de la plaza de Jemaa el Fna



Esta misma plaza al anochecer se convierte en un hervidero de cuentacuentos, bailes, músicas y puestos de comida que ofrecen caracoles, salchichas, pollo, cordero, cuscús..





En plena excursión al desierto, hicimos noche en un campamento bereber y nos ofrecieron de cena Tajin. Super rico, me quedé con ganas de traerme un recipiente donde se cocina y se sirve.



En Essaouira conocimos a un italiano que nos habló de la Pastela. Una tarta salada de pollo y hojaldre. Así que la probamos, su sabor a canela es impresionante, pero aviso, empacha.


En la misma Essaouira, como puerto de mar que es, la calidad de los pescados y mariscos es muy buena. A pie de puerto hay varios puestos de la cofradia de pescadores donde te venden las capturas del día y si se regatea bien se puede sacar una buena mariscada por muy bajo precio. Nosotros aquí cometimos un error, dejamos que nuestro acompañante esporádico, el italiano, negociara la cena y aunque el pensaba que lo habia hecho bien pagamos por un jurelo, otro pescado que no recuerdo y una centolla a la que le faltaban patas: 30 euros :O


En Fez probamos pastas y dulces de los puestos callejeros. No es de extrañar que estén rodeados de avispas y moscas, hay miel por todos lados !!! 


 El té es la bebida por excelencia. Te la ofrecen cada dos por tres, donde te alojas, para desyunar, depués de comer,  en una tienda, en una casa... 

                

No tiene nada que ver con ningún té. El azucar y la menta de dan un toque especial. 

En Chaouen tomé un Tabulé delicioso, sin desprestigiar el que hace mi colega Viri ;)



Todo exquisito por no hablar de sus "Petit Déjeuner" , desayunos que de petit (pequeño) tienen mas bien poco. Zumo natural, té o café, tostadas, creps, quesitos, mantequilla, mermelada y miel a precio de un zumo natural en España. Alguien me tiene que explicar el por qué dos naranjas exprimidas en cualquier bar de España cuestan mas de 2 euros.


Pero es imposible no disfrutar de comida callejera como el pan, las aceitunas o los dátiles...




Marruecos, un país para disfrutar con todos los sentidos. Nos tarda volver!!!

Comentarios

Entradas populares