Una de las plazas mas fotografiadas: Piazza SaN MaRcO.



Llegamos en Vaporetto,, al bajar estábamos inmersos en el mundo turista. A pesar de ello, a primera vista San Marco resulta familiar, es una de las estampas, junto con el canal, más conocidas y fotografiadas hasta la saciedad de esta ciudad. Aún así, nos maravillamos del Salón mas bello de Europa, tal y como definió Napoleón a este rincón veneciano...
La Piazza de San Marco se encuentra en el corazón de la ciudad, es la única piazza de Venezia, el resto son piazzales o campos. Se construyó en el siglo IX y terminó con su forma actual a mediado del siglo XII. 

La plaza está dominada por la Basílica de San Marco, el Palacio Ducal y el Campanille de la Basílica que se alza a unos pasos de ella, pero hay un sin fin de edificios alrededor de la piazza que la engrandecen aún mas: la torre dell´Orologio, la biblioteca Marciana o el Museo Correr.
Biblioteca Marciana
La torre dell´Orologio.

La entrada a la basílica es gratuita, hasta llegar a la Pala de Oro, donde hay que sacar entrada. El horario de visita es de 9.30 a 17.30. Se haga lo que se haga hay que tener claro, que se va a estar rodeada de gente todo el rato, pero no va importar al quedarse maravillado de tanto mosaico de fondo dorado y tanto mármol tallado con un gusto exquisito.


 


Además el suelo es impresionante a base de teselas policromadas y más mosaicos.


A la salida, te das de bruces con el Campanille, con cerca de 100 metros de altura al que se puede subir por un ascensor hasta el vano de las campanas donde se dice que Galileo iba a comprobar el funcionamiento de su telescopio. Su entrada es de pago y el horario es de 9 a 21 horas, hay unas colas tremendas!!!


Pero si la basílica es bonita por dentro, por fuera.... Cinco porticos decorados con mármoles, mosacicos y esculturas del siglo IV, cúpulas revestidas de plomo, soportales con relieve con imagineria de la vida cotidiana...en fin, un placer para los sentidos.





Ente la basílica y el Campanille mirando hacia el mar, a la derecha está la biblioteca Marciana, a la izquierda el Palazzo Ducale y en frente otra de las estampas más míticas de Venezia, las columnas de San Marco y San Teodoro.




Por detrás del Palazzo Ducale está el Puente de los Suspiros, que comunica el palazzo con la antigua prisión donde Casanova o Galileo entre otros pasaron largas temporadas. Cuenta la leyenda que se llama así por los suspiros que daban los prisioneros al cruzarlo de camino al tribunal o al patíbulo, al ver por última vez la luz de Venezia.

              

El puente de los suspiros se puede ver desde 2 lados. De espaldas al mar en la Riva degli Schiavoni, en un puente abarrotado de gente donde es bastante difícil hacer una foto o  desde el puente que une San Marco y Castello bastante menos transitado y a la sombra.


De vuelta a la piazza, que es un escenario abierto al mar con unas vistas impresionantes, es muy recomendable hacer la visita al revés: ver San Marco desde el mar. Para ello hay varias posibilidades, ir andando hasta Santa Maria della Salute o coger alguno de los vaporetos que van a San Giorgio Maggiore o Lido. Nosotros hicimos lo primero, en un paseo estábamos del otro lado!!!




En fin, San Marco mires por donde lo mires y lo recorras es espectacular. Siempre quedará grabado en nuestras retinas.



Comentarios

  1. Le tengo unas ganas a Venezia!!! Envidia cochina es lo que tengo.
    Besito

    ResponderEliminar
  2. Todo llega. Lo importante es tener proyectos, el momento ya llegará!!! Bicos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares